Seleccionar página

Vamos a dejar todos los rincones de casa perfumados con lavanda.

Cuando voy de visita a Francia, que suele ser en verano, hay un montón  de tiendas exclusivamente para turistas. El producto que destaca es la lavanda. Te la encuentras hasta en la sopa, de verdad! Tienes decenas de opciones, si te gustan los manteles, o las servilletas, o las bolsas de pan,… el ramillete de lavanda, lo tendrás muy,  pero que muy, presente.

En el jardín de casa, no es todo mala hierva, no, no! Tengo bastantes matas de lavanda que aparte de soltar una fragancia fresca, las abejas de dan manjares.

Llevo un par de días de recogida, como en la vendimia, tarea que me relaja y aprovecho para escuchar uno de mis audio-libros, no quiero que el mal tiempo se presente de sorpresa y me arruine todo, no me fío. He tenido ayuda del más pequeño de la casa, entre los dos hemos conseguido suficiente lavanda como para cubrir las necesidades de un bloque de pisos, jijiji.

 

Un proyecto super sencillo y muy útil. No necesitas gran cosa, unos restos de tela y lazo, seguro que tienes en casa. Y como se que te va a sobrar lavanda, si te perdiste el post del antifaz puedes animarte y ya puesta, atacas con la lavanda.

Un saludo y que disfrutes cosiendo, Susanna

APRENDE A TENER UN COSTURERO ORDENADO Y EFICIENTE

¿Te resulto útil ? Compártelo...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn